La mayoría de las veces limpiamos nuestro auto con el jabón que tenemos a la mano. Algunos usan detergentes, productos para trastes, ropa, para el cabello (los “más dedicados”), y algunos otros, deciden que su auto lo vale y compran un producto especial para el cuidado de la estructura y pintura de su coche.

    Muchos asegurarán que el jabón da igual, al final el esmero con el que se realice la actividad es la que rendirá frutos. Sin embargo, la realidad es un poco más complicada.

    Para comenzar, casi todo en el exterior de nuestro auto contiene –o es- metal. Incluso la pintura.

    Con el tiempo este material se oxida. Cuando esto sucede y no se atiende los daños estéticos y funcionales en tu vehículo pueden ser irreparables. Si lo pensamos desde ahí, el contacto constante con humedad, puede convertirse en un factor que acelere el desgaste de la pintura y la oxidación natural de tu auto.

     

    Por este motivo, cuando realices su limpieza, debes atender a los siguientes consejos cuando limpies el coche.

    Retira el polvo antes

    Utilice agua, de preferencia a presión, para retirar en medida de lo posible las partículas de polvo que podría rayar la pintura.

    Utiliza una esponja

    Este tipo de material suave ayudará a evitar rayones en la pintura de tu auto. Un material suave te ayudará a prevenir que en lugar de retirar las grasas y polvos –literalmente- lijes sobre la pintura de tu coche.

    El jabón adecuado

    El jabón ideal para los autos es uno con abundante lubricación, que además sea neutro. Esto debido a que el movimiento con el que lo limpies debe ser suave y literalmente se parezca más a un masaje que a tallar sobre algún objeto por más sucio que se encuentre.

    Además, debe procurar que los movimientos sean en forma lineal arriba hacia abajo

    Lo recomendable en este caso es que evites jabones como los detergentes, que son corrosivos y desgastan con mayor rapidez el reluciente acabado de tu coche. Lo recomendable es que inviertas en un jabón especial que puedes encontrar en el súper.

    De lo contrario revisa algún tipo de jabón neutro que produzca espuma en abundancia.

    Finalmente, para secar utiliza un paño de algodón seco. Retirar con movimientos lineales el exceso de agua. Para proteger con mayor esmero la superficie metálica, es recomendable que enceres de forma constante. Este servicio asegura la protección del coche ante los daños provocados por grasas y polvos que se pueden adherir con el tiempo.

    En nuestra tineda online podrás encontrar todo tipo de productos para la limpieza del vehículo.